granja1.JPG

La tranquilidad que reflejan los juegos y los campos de golf, a veces no tienen el mismo significado para todos; al menos no fue así para un granjero del norte de Bélgica a quien tener un campo de este deporte junto a sus terrenos sólo le trajo dolores de cabeza.Por ello, un tribunal sentenció a favor del granjero y en contra de un club de golf para que pague una indemnización de 15.000 euros por los daños inferidos al propietario de la granja.

Y es que según se llegó a demostrar, desde el año 1989, cayeron hasta más de tres mil bolas por año en sus cosechas dañando a las mismas, e incluso, ocasionando la muerte de una de sus vacas.

En el año 2000, el granjero Paul Vereycken, se vio obligado a tener que llamar a un notario para que certifique el conteo de bolas en su terreno, que en esa fecha, llegó a las 3300 y luego, dos años después se contabilizaron 2500.

Por otro lado, el tribunal también tuvo en cuenta que una vaca murió asfixiada por la ingesta de una de estas pelotas, junto al daño que también se le ocasionaba constantemente a sus cosechas de maíz y trigo, cada vez que los jugadores iban en busca de sus bolas de golf.

A todo esto, se sumaba también el hecho de que el club vertía sus aguas junto a los terrenos de la granja afectando por ello su normal trabajo en sus tierras, ya que podrían estar contaminando parte de su subsuelo.

Aparte de la indemnización otorgada a Paul Vereycken, se condenó al Club De Drie Eycken y a su administrador a multas de 25000 Euros debido a irregularidades encontradas en la construcción del campo de golf ya que se llevó a cabo de manera ilegal en un área rural de Edegem.

Fuente: Fuera de Límites

Foto: La Ciénaga de Cabarceno

Tags Blogalaxia: , ,  .

Bajar el Audio

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.